A pesar de su popularidad, la industria del anime está en crisis A pesar de su popularidad, la industria del anime está en crisis
Advertisement

Anime

A pesar de su popularidad, la industria del anime está en crisis y podría desaparecer

By  | 

Aunque tenga tanta popularidad, no todas las cosas son bonitas

El anime ha crecido muchísimo en los últimos años, teniendo un auge que nunca había gozado antes. ¿Te has preguntado qué tan bien les va a las personas que se dedican a crear estas emocionantes historias? Parece que no son tan geniales como podrías creer.

En Japón, la industria de la animación no es tan divertida como pareciera. De hecho, es todo lo contrario, ahora mismo están en crisis y trabajando bajo condiciones realmente malas.

Mientras que la popularidad del anime no había estado más alto, los artistas trabajan largas jornadas con sueldos muy por debajo de lo que deberían ganar.  Los trabajos japoneses son los únicos que realmente les están dando problemas a los imperios de Hollywood.

Mientras que en el cine tenemos las historias de Disney y Pixar, Japón opta por darle la vuelta a las tramas generando personajes más fuertes, independientes y con historias un tanto más fantasiosas. No por eso son malas, todo lo contrario, el anime nos ha regalado mejores historias de lo que podría una princesa de Disney.

Malas condiciones de trabajo

En una entrevista a Yoshiaki Nishimura, un leal integrante del equipo del legendario Hayao Miyazaki (Mi Vecino Totoro), comentó a AFP que la industria se está enfrentando a varios problemas. El principal y más preocupante, es la falta de animadores interesados, mucho motivado por las malas condiciones laborales y, tal vez, un estancamiento en la creatividad.

Para que te des una idea, al talento joven de Japón se le impone un sobrecargo de trabajo tan fuerte que muchas veces los empleados pasan hasta 18 horas al día laborando. Muchos creativos reconocidos nacional y mundialmente, ya expresaron su preocupación por la crisis que se está viviendo en la industria.

De hecho, pesos pesados como Mamoru Hosoda (El Niño y la Bestia) comentaron que tuvieron que dedicar horas y horas de esfuerzo a los proyectos para tratar de apoyar a los equipos pequeños.

El creador contó que el año pasado, el estreno de Mirai estuvo inspirado en su esposa, la cual tuvo que criar a su hijo sola porque él pasaba demasiado tiempo en el trabajo. Al final, ella acabó por ser, también, una víctima de las pésimas condiciones laborales en Japón.

Sería genial que, ahora que el anime está en su cima de popularidad, Japón creara un sistema que ayude a los creativos a tener mejores condiciones de trabajo.

Te puede interesar:

Así, podrían seguir creando historias emocionantes que lleguen a todo el mundo.

Vía

Facebook Comments

Redactora y Community Manager. Mi vida se resume en jueguitos, música, deporte y mucha comida. Crecí amando The Legend of Zelda y el Metal Progresivo.