Death Note: Dejemos de fingir que no necesitamos una secuela

El chiste está en cómo usar la libreta.