Death Stranding: Norman Reedus está feliz porque no podrás ver sus 'partes' Death Stranding: Norman Reedus está feliz porque no podrás ver sus 'partes'

Noticias

Death Stranding: Norman Reedus está feliz porque no podrás ver sus ‘partes’

By  | 

No te emociones de más, solo podrás ver la pipí

Durante gamescom 2019 no pudo faltar un anuncio de Death Stranding y su asombroso creador Hideo Kojima. Los fans ya podemos entender un 3% más de lo que entendíamos hace un par de meses.

Eso no significa que ya entendamos la trama, sigue siendo sumamente complicada y extraña como para poder darle un sentido. Aunque no sepamos nada, el simple hecho de escuchar Death Stranding nos emociona porque confiamos en la mente de Kojima.

Lo cierto es que durante el gameplay pudimos ver algunas mecánicas bastante peculiares. No es que este mal, simplemente son elementos que no se utilizan muy a menudo en otros títulos y por eso lo sentimos bastante extraño.

Al final, es bastante realista que el feto que llevas llore y tengas que mecerlo, así como el hecho de que puedas orinar donde te de la gana. Sí, antes Kojima ya había dicho que si los jugadores orinan en un mismo punto, habrá sorpresas interesantes.

A pesar de que podrás hacer pipí donde sea, esto no significa que podrás ver las partes privadas de Norman Reedus. Al parecer el actor se siente muy agradecido con esto, ya que el mismo Hideo Kojima fue el que declaró que esto no va a suceder en Death Stranding.

Sobre la parte de la orina, tengo que decirlo. Es muy tarde para discutirlo ¿cierto?” comentó Kojima. “Si tratas de mover la cámara e intentas ver lo que el está haciendo, Sam se moverá de forma que nunca veas lo que está haciendo”.

Con esto, el creador deja claro que primero que nada esta la privacidad, así que una vez que lo juegues ni siquiera deberías perder tiempo intentando.

Te puede interesar:

Pero dime, ¿crees que las medidas de Kojima fueron las correctas?

Vía

Facebook Comments

Redactora y Community Manager. Mi vida se resume en jueguitos, música, deporte y mucha comida. Crecí amando The Legend of Zelda y el Metal Progresivo.