Reseña: ‘Death Stranding’ – Nunca has jugado algo como esto | TierraGamer Reseña: ‘Death Stranding’ – Nunca has jugado algo como esto | TierraGamer
Advertisement

PlayStation 4

Reseña: ‘Death Stranding’ – Nunca has jugado algo como esto

By  | 

Tras separarse de Konami, los creadores de Metal Gear desarrollaron una nueva franquicia que es tan original como extraña

En los más de 10 años que llevo escribiendo sobre videojuegos, jamás había visto tanta curiosidad y mitificación de un videojuego como Hideo Kojima logró con Death Stranding.

Sin importar si te gusta Metal Gear o algún otro juego anterior de este desarrollador, los extraños teasers, la promesa de la creación de un nuevo género y los años de espera hicieron que se desatara la curiosidad de los más clavados del gaming.

La principal duda de todos es: ¿de qué se trata Death Stranding?

El palo y la cuerda

Hideo Kojima busca difundir su versión filosófica y volvió a plasmar su cosmogonía en una obra audiovisual. Basándose en una historia del escritor Kōbō Abe, explica que las herramientas más básicas desde los inicios de la humanidad son la cuerda y el palo.

La mayor parte de los videojuegos han basado su jugabilidad en “el palo”, herramienta que usan para alejar lo malo y protegerse; pero con Death Stranding, Kojima busca explorar la utilidad de la cuerda, la cual asegura las cosas importantes.

Es decir, en vez de basar la jugabilidad de Death Stranding en atacar, el punto central del juego es crear conexiones. Este punto focal permea en la jugabilidad, la historia y su original modalidad en línea.

Claro, podrás atacar de vez en cuando, pero la mayor parte del tiempo el jugador estará conectando, en todo el sentido de la frase.

Uber Eats Simulator

En palabras más casuales, Death Stranding ha sido llamado como parodia ‘Uber Eats Simulator’ y tampoco está alejado de la realidad.

Sam, el protagonista que es interpretado por Norman Reedus, es algo así como un papá luchón que se dedica a Uber Eats a pie y no tiene con quién dejar a la criatura. Es decir, el objetivo principal del juego es entregar paquetes y durante tus recorridos estarás cargando a un bebé, o BB, en palabras del juego.

Esto es mucho más complejo de lo que suena, pues al inicio los principales enemigos de Sam son los peligrosos terrenos empinados, las feroces corrientes de los ríos, los peñascos que podrían lesionarlo, así como lograr nivelar el peso de la carga para tropezarse menos.

Hay un botón exclusivo para revisar la peligrosidad del terreno: estos teñirán el suelo de azul a rojo para mostrar cuánta dificultad tendrá Sam en estas partes.

Al llegar a tu destino se te calificará todo, desde cuánto tiempo tardaste en entregar el paquete hasta en qué condiciones llegó. Simplemente en ningún otro juego había sido tan retador ir del punto A al B.

Estos enemigos naturales de Sam se mantienen durante todo el juego, pero la jugabilidad va aumentando su complejidad mientras avanzas. Antes de que te des cuenta, también hallarás enemigos, montañas, los misteriosos ‘CVs’ y distancias más largas por recorrer.

A todo esto, ¿qué son los CVs?

El escenario de Death Stranding

La historia nos cuenta que en el futuro cercano el planeta sufrió el ‘Death Stranding’, un suceso paranormal que liberó un montón de explosiones que han dejado a la humanidad al borde de la extinción.

También aparecieron los ‘CVs’, enemigos fantasmales que están conectados entre sí. Ya que no van al más allá y se quedan en la Tierra, están en una clase de purgatorio. También algunas personas empezaron a manifestar DOOMs, lo cual podríamos definir como habilidades sobrenaturales.

Lo que complica aún más la situación en este mundo es la presencia de una extraña lluvia que acelera el tiempo sobre cualquier cosa que toca. Al contacto y en segundos, las personas se ven como ancianos y, si te confías, los contenedores que carga Sam pueden quedar inservibles.

Además, los muertos son un riesgo más que nunca, pues los cadáveres se convierten en una clase de bomba que dejan un enorme agujero sobre la Tierra.

Death Stranding
Sam es un repatriado, es decir, tiene la habilidad de revivir sin importar cuántas veces muera. Y, al igual que él, durante la campaña encontraremos a otros individuos con otras habilidades ‘DOOMs’

Dentro de este escenario y con el tiempo, la humanidad se dividió y ahora viven en pequeñas ciudades bajo tierra; desconectados entre sí.

La misión de Sam es emprender un largo viaje hacia el oeste para ir conectando los poblados a una red ‘quiral’ en un Estados Unidos destruido. De esta forma, los poblados se unirán, compartirán su conocimiento entre ellos y con suerte, podrán derrotar a los Ludens, un grupo separatista que es liderado por el misterioso Higgs.

A los Provida no les gusta esto

Sam tampoco estará solo, además de un singular equipo de personajes, el héroe estará equipado con un BB, un bebé que nunca nació y su madre permanece en coma; por lo que el pequeño está conectado tanto con el mundo de los muertos, como con el de los vivos.

BB, que es tratado como una herramienta de trabajo, es altamente sensible al ‘más allá’.

Con BB, Sam y el jugador podrán detectar a los CVs e intentar evitarlos, pues estas peligrosas criaturas no se ven a simple vista.

Si eres fan de los juegos de sigilo esto le da un giro bastante interesante, pues estás intentando escapar de criaturas que no ves y que sin BB no te darías cuenta cuando ya te detectaron. Sin duda son más sigilosos que tú.

Cuando el sigilo de Sam falla, comenzará una batalla en contra de enormes criaturas que parecen ballenas o leones gigantes. Aquí es cuando el jugador deberá tener más cuidado, pues si Sam muere, aumentarán los agujeros sobre la Tierra y nadie quiere eso.

La última esperanza de la humanidad

Tener a BB es muy bonito y todo, pero además Sam tiene en su poder la habilidad de construir.

Usando los materiales que recolectó y cumpliendo más misiones para obtener planos, podrá crear objetos cada vez más complejos.

Sam comenzará desarrollando mejores botas y granadas anti-CV comunes, pero luego podrá construir puentes, refugios, sofisticadas armas y vehículos que facilitarán mucho el trabajo.

Hasta hay exoesqueletos, los cuales le permiten a Sam escalar con mayor facilidad, correr más rápido o cargar más peso.

Cuando recién llegues a una nueva zona, tendrás que entregar a pie y sobre un camino pedregoso repleto de peligros. Sin embargo, una vez que conectes los poblados y construyas con la red quiral, todo será infinitamente más fácil.

Es increíble la sensación de usar ese mismo camino pedregoso, pero ahora convertido en una carretera que va cargando la batería de tu vehículo mientras avanzas. Simplemente ningún videojuego te ofrece una experiencia de este tipo como Death Stranding.

Y eso no es lo mejor.

Cooperación con otros jugadores

Sin duda, lo más destacable de Death Stranding es su jugabilidad en línea que ni siquiera requiere de PlayStation Plus.

En Death Stranding podrás construir carreteras y puentes, pero el tiempo, los materiales y la vida no te serán suficientes para construir todas las posibilidades y ahí es donde Kojima nos ‘conecta’ con otros jugadores.

En tu juego verás mensajes de ayuda, construcciones y hasta vehículos que otros jugadores dejaron y que puedes utilizar. Incluso tú puedes dejar los cimientos de un puente y esperar a que otro jugador lo complete.

Death Stranding

Y, como este claramente es un juego dirigido a los Millennials, podrás ponerle like a las ayudas y construcciones que más te gusten. El otro jugador recibirá puntos por ello.

Por todo lo anterior, es imperativo que conectes tu PlayStation 4 a Internet, pues sería una pena que te perdieras de esta gran característica.

Death Stranding es único

En 1987 Hideo Kojima creó Metal Gear, un videojuego que estaba planeado para ser un título de acción, pero por las limitaciones del hardware, no podía haber ni muchos enemigos ni balas en pantalla.

La solución del joven creador fue que el jugador no matara a los enemigos, sino que se ocultara de ellos; desarrollando así uno de los pioneros del género de Sigilo. Hideo Kojima espera repetir la hazaña de la creación de un género con Death Stranding.

En esta época, donde se desarrollan miles de videojuegos al mes, es un objetivo muy ambicioso declarar que estás desarrollando algo único. Y, a pesar de jugar tantas cosas, a decir verdad nunca había jugado algo como Death Stranding.

Actualmente las ofertas más arriesgadas y nuevas las obtenemos de la escena indie, como el extraño Untitled Goose Game que ha dado tanto de qué hablar últimamente, pero de los juegos de alto presupuesto simplemente ya no encontramos experiencias tan innovadoras.

Estamos hablando de un videojuego que se dio el lujo de contratar a actores como Norman Reedus, Mads Mikkelsen, Léa Seydoux, Lindsay Wagner, Margaret Qualley, y además se arriesgó con algo que verdaderamente no habíamos experimentado antes.

Definitivamente necesitamos más riesgos de este tipo en la escena de los juegos de alto presupuesto.

El director mexicano Guillermo del Toro se ha vuelto amigo de Hideo Kojima y en Death Stranding podremos verlo como el personaje de ‘Deadman’, uno de los principales aliados de Sam.

Como Metal Gear, pero sin parecerse a Metal Gear

Dicho lo anterior sobre lo única que es la jugabilidad, cabe destacar que Death Stranding sí toma prestadas varias páginas de otros juegos, principalmente de Metal Gear Solid V.

La estructura de las misiones es muy similar: tienes varias disponibles, algunas principales, otras secundarias y unas cuantas a las que pueden enviar a tus lacayos a completar (en este caso bots que entregan paquetes).

Si cumples las misiones secundarias te recompensarán con mejores versiones de tu equipo que podrían facilitarte todas las misiones en general.

El HUB es similar, las animaciones te recordarán un poco a Snake y a grandes rasgos, no niega el pasado de sus desarrolladores.

Además, no hay que perder de vista que como los enemigos explotan si los matas en Death Stranding, utilizar el sigilo y los métodos no letales te facilitarán mucho la vida. Al igual que en Metal Gear.

Hay guiños de Metal Gear Solid por aquí y por allá.

Finalmente, y quizá la similitud más fuerte con Metal Gear es la forma de contar la historia, los clichés en los personajes y el sello que normalmente Hideo Kojima les imprime a sus historias.

Es decir, ¿a quién más se le podría ocurrir un personaje que se llama Heartman y muere cada 21 minutos? Exactamente a los mismos que idearon a Quiet (Metal Gear Solid V), una silenciosa francotiradora que respira por la piel.

Eso sí, Death Stranding no tiene las infinitas pláticas por códec que hicieron famoso a Metal Gear, ni las cinemáticas infinitas y frecuentes. No obstante, no se pierde el énfasis en la narrativa, que también es prioridad en este último título de Kojima Productions.

Y, hablando de las similitudes con Metal Gear: uno esperaría que en Death Stranding hubiera batallas contra jefes tan originales y que rompen la cuarta pared como se hizo con The End, The Sorrow o Psycho Mantis; pero desafortunadamente Kojima Productions desaprovechó esta oportunidad en esta ocasión.

No es para todos

La mayor parte de los videojuegos se basan en ir del punto A al B y su chiste es ocultarlo lo más posible, ya sea colocando durante el recorrido enemigos o puzzles.

Ahora, el reto en Death Stranding fue que estos recorridos a pie fueran obvios y que el jugador pudiera divertirse con ellos.

Si solo te enfocas en las misiones principales, Death Stranding dura alrededor de 35 horas, pero si haces las misiones secundarias, esto podría durar más de 60.

Sinceramente, hay varios momentos donde se siente que la campaña se alargó de forma innecesaria. No del lado de la historia, sino con unas pequeñas trampas que van desde cinemáticas repetitivas que no te puedes saltar (entregando y recibiendo paquetes), hasta algunas misiones donde la caminata se siente de más.

Explorar nuevas rutas en Death Stranding es emocionante y más cuando tienes equipo nuevo o vehículos por probar, pero algunas misiones del juego te obligan a regresar a un punto muy lejano por el que ya pasaste. Estamos hablando de recorridos de casi una hora; repito, por los que ya pasaste.

Personalmente, me fue muy difícil esconder el tedio que esto me causó. Si bien la aventura de Death Stranding es el recorrido en sí, hacer un videojuego sobre caminatas y que sea divertido por varias decenas de horas es un reto colosal.

No dudo que haya personas que disfrutarán todas las misiones secundarias y cada segundo de jugabilidad. Pero, en mi caso, una jugadora que prefiere que su personaje se aviente de abismos para ahorrarse unos segundos de travesía, no puedo justificar hacer muchas de las misiones secundarias. Esto tomando en cuenta que los objetivos opcionales tienen la misma jugabilidad que los principales, pero en áreas por las que ya pasaste.

Y seguramente con otro tipo de jugadores podría ser aún peor.

En Death Stranding por supuesto hay teletransportación, pero si lo que quieres es avanzar el juego o cumplir misiones, esto tendrá que ser con el sudor de tu frente, pues no puedes llevar paquetes durante un viaje rápido.

Las mayores fortalezas de Death Stranding son su jugabilidad única y una muy buena historia repleta de simbolismos que, por su estructura, cobra sentido hasta el último par de horas.

Tal vez te interese: ¿Nuevo Metal Slug? SNK planea su regreso

Definitivamente Death Stranding no es para todos, pero para los que tengan la paciencia y la motivación de probar algo diferente, serán recompensados con un videojuego que recordaremos por muchos años más.

Facebook Comments

Death Stranding

$1,259.00
9

Jugabilidad

9.0/10

Historia

9.5/10

Gráficas y Sonido

8.5/10

Positivo

  • Death Stranding es único en su clase
  • Una historia redonda que cobra sentido al final
  • La mecánica de la cooperación en línea es sobresaliente

Negativo

  • Puede hacerse tedioso por tantos recorridos similares
  • Las batallas contra jefes no son tan originales

Mi cuerpo se compone de videojuegos, cine y taquitos.