Iroh nos enseñó que incluso en el encierro podemos crecer como personas | TierraGamer Iroh nos enseñó que incluso en el encierro podemos crecer como personas | TierraGamer

Noticias

Iroh nos enseñó que incluso en el encierro podemos crecer como personas

By  | 

El encierro puede fortalecernos, siempre y el buen tío nos lo enseñó

Iroh es sin duda uno de los mejores personajes de Avatar, serie que está teniendo una especie de segundo aire en Estados Unidos, pues llegó hace unas semanas a Netflix.

Aunque muchos la vieron hace años, casi todos coinciden en que varias cosas se entienden de forma diferente cuando la miras siendo adulto, sobre todo con las enseñanzas de alguien en específico.

Iroh está dando mucho de qué hablar, pues su sabiduría tiene un valor especial en estos tiempos de crisis, y recientemente los fans comenzaron a recordar un capítulo muy importante que marca un antes y un después de esta serie.

Son muchos los momentos significativos que ocurren entre Iroh y Zuko, pero uno que marca realmente la diferencia ocurre cuando vuelven a la nación del fuego.

Si recuerdas, el tío es encerrado en una prisión al ser considerado un traidor, pero lejos de derrumbarse, sale de ahí como un guerrero poderoso.

Iroh se fortalece mientras Zuko se derrumba

Los fans comenzaron a recordar todo lo que pasa durante estos episodios, y en una de las escenas notaron que en realidad quien parece estar encerrado y en la oscuridad no es Iroh, sino Zuko.

Una de las grandes revelaciones/escenas de todos los tiempos. Apoyada por la cinematografía donde Zuko siempre se muestra en la oscuridad y detrás de los barrotes mientras Iroh está en la luz y libre. Incluso cuando Iroh está en prisión, Zuko es quien está atrapado mentalmente’.

Este diálogo parece guardar un significado más profundo del que notamos, pues el tío siempre se mantiene calmado, mientras que su sobrino es quien se muestra como una persona atrapada.

Es aquí cuando Zuko descubre que es descendiente del avatar Roku, y por lo tanto, cuando rompe por fin con las ataduras que lo mantenían prisionero. Además de aceptar que en su ser conviven tanto el bien como el mal.

‘También la forma en que los barrotes se mueven a través de la cara de Zuko para mostrar la cicatriz cuando Iroh habla de Sozin y su rostro normal cuando habla de Roku’.

La prueba más grande de que el encierro fortalece a Iroh en lugar de afectarlo, es que en varias escenas lo vemos haciendo ejercicio y meditando, además de que en todo momento mantiene su carácter amable, sobre todo con una de sus cuidadoras.

Una vez más el tío nos da una valiosa lección, pues aprovechó su confinamiento para crecer como persona y lidiar con sus propias ataduras.

Iroh-Musculoso
Comió sano y se puso en forma.

Ahora es momento de que sigamos su ejemplo y aprovechemos estos tiempos tan difíciles para mejorar.

Te recomendamos:

Fuente. 

Facebook Comments

Sobreviviente de las arcades más peligrosas, con más de 20 años de experiencia en el mundo gamer... y contando.