Reseña: Annabelle 3: Vuelve a Casa – Llenando el vacío del fanservice Reseña: Annabelle 3: Vuelve a Casa – Llenando el vacío del fanservice
Advertisement

Cine

Reseña: Annabelle 3: Viene a Casa – Tratando de llenar el vacío del fanservice

By  | 

La nueva entrega de la muñeca se siente más forzada que una secuela natural

El estreno de Annabelle 3: Viene a Casa está a punto de llegar y nos emociona por el hecho de ser una de las entregas más famosas de terror en la actualidad. Los fans han esperado por esta nueva película, pero ¿vale la pena?

En la actualidad, el cine de terror ha sufrido un declive casi en caída libre. Las historias, los efectos, los personajes y los escenarios se empezaron a hacer reciclados y perdieron la chispa que tenían en su momento.

Una de las entregas que llegó a romper con la mala racha fue Annabelle y El Conjuro, ambas narrativas basadas en los Warren. A menos que hayas vivido en una cueva los últimos años, sabrás lo básico de los Warren.

Una pareja de esposos que tienen poderes sobrenaturales y pueden sentir cosas que una persona común no puede, además de comunicarse con los muertos y hasta verlos en el caso de Lorraine.

Ed y su esposa son los únicos demonólogos aceptados de forma oficial por la iglesia católica. Por eso, sus casos e historias acabaron recorriendo el mundo, además de que Ed Warren falleció en circunstancias extrañas que señalan a su trabajo como una de las posibles causas.

El sótano maldito

Esta vez, Annabelle 3: Viene a Casa ocurre casi en su totalidad en la casa de los Warren. Su hija Judy se tendrá que quedar sola por dos días, así que su niñera Mary Ellen, una chica de preparatoria que ha mostrado ser responsable y seria en su trabajo.

El problema viene cuando su amiga Daniela se entera de lo que se rumora que hay en el sótano de los Warren, incluyendo a Annabelle. En su inocencia, la chica convence a Mary Ellen a acompañarla la primera noche para conocer la enigmática casa de los Warren.

Para no contar más sobre la película y arruinártela, te adentrarás a una experiencia llena de tensión donde la muñeca liberará a varios espíritus que vagarán sin control dentro y fuera de la casa.

Digamos que la narrativa no es lo mejor que has visto, pero cumple con su trabajo. El giro argumental de Annabelle 3: Viene a Casa es básico, no exactamente malo, pero deja mucho que desear.

De hecho, la trama se siente como una excusa nada más, para poder generar ingresos de una historia real y aterradora como Annabelle.

Actuaciones y grabación de muy buena calidad

No puedo negarlo, por muy malo que pueda ser el argumento, los actores son lo que realmente salva a la película de un tremendo fail. Madison Iseman (Mary Ellen), McKenna Grace (Judy Warren), Katie Sarife (Daniela) y Michael Cimino (Bob Palmeri) brillan por su impecable actuación en la película.

La calidad de la producción, de la mano con las actuaciones, hacen que la película se vea con un estándar de calidad bastante alto. Lo triste, es que hay algunos elementos clave en una cinta de terror que se ven hechos un poco al aventón.

Entre ellos, hay dos o tres escenas de terror que la calidad se ve un poco deficiente. Al igual que algunos detalles de secuencias que notarás cuando vayas a verla. Por eso, la experiencia de horror sí se ve afectada, ya que te quita todo el factor sorpresa de la película, o al menos una buena parte.

El despertar de los espíritus

Algo que me pareció interesante en esta entrega, fue que añadieron a muchos más entes paranormales. En este sentido Annabelle 3 se siente original, donde nos muestran algunos espíritus que habitan los misteriosos objetos que se encuentran en el sótano de los Warren.

El ritmo en el que avanza la trama y los sucesos es un tanto lenta, por lo que le quita el sentimiento de tensión luego de un rato. De hecho, llegó un punto pasando la mitad de la película donde pensé que despegaría, pero nunca llegó a hacerlo.

Una vez que las cosas paranormales comienzan, la curva en aumento del terror, más que curva, se hace una recta. Esto me pareció poco atractivo para el final de la cinta, decepcionando un poco porque esperas un poco más de una producción como esta.

Conclusión

En general, Annabelle 3: Viene a Casa es una película que cumple su trabajo, a secas. No es la gran película de terror, pero si quieres pasar un buen rato con tu pareja o amigos no está de más que vayan a darle una oportunidad.

Hay varias cosas que valen la pena como la calidad de producción y las actuaciones de todos. La trama llega a tener su toque interesante, hasta podría decir que algo emotiva.

Al final, lo mejor es que vayas a ver Annabelle 3: Viene a Casa y hagas tu propio juicio. Debo advertirte que si eres fan de las películas de terror es probable que salgas decepcionado porque se siente más suspenso que un sentimiento de horror.

Te puede interesar:

Pero cuéntame, ¿irás a ver Annabelle 3: Viene a Casa o crees que no vale la pena?

Facebook Comments

Redactora y Community Manager. Mi vida se resume en jueguitos, música, deporte y mucha comida. Crecí amando The Legend of Zelda y el Metal Progresivo.