Reseña: ‘Gods Will Fall’ – Un desafiante pero repetitivo reto a los dioses

Un reto para los más novatos, aunque con varios problemas

Los juegos con dificultad elevada siempre son una apuesta arriesgada para cualquier estudio, pero cuando tienen un buen trabajo detrás suelen convertirse en verdaderas joyas.

Clever Beans, el estudio que trajo de vuelta a la saga Wipeout, decidió dar un giro drástico para traernos un trabajo desafiante, que seguro encantará a unos y hará romper el control a otros.

Si eres amante de los títulos enfocados en jefes, y tienes mucha tolerancia a la frustración, prepárate para conocer un mundo de poderosos dioses celtas a los cuales tendrás que desafiar en Gods Will Fall.

Si tuviéramos que describir con exactitud el género de Gods Will Fall, diríamos que se acerca mucho a los famosos dungeon crawlers, en donde debes completar diferentes mazmorras para conseguir tu objetivo; no obstante, este juego ofrece mucho más.

La premisa de Gods Will Fall nos pone en el control de ocho guerreros, mismos que buscan terminar con el reinado de terror de los sanguinarios dioses, quienes tienen bajo su dominio a la humanidad.

Cada partida que comiences tendrá a diferentes héroes con características y armas aleatorias, así que hay cierto toque de sorpresa que también se aplica a los enemigos principales.

El mapa del mundo te permitirá moverte libremente y elegir entre diferentes mazmorras, cada una con sus propios antagonistas, a quienes puedes vencer para llegar con su poderoso líder.

Los dioses son caprichosos en Gods Will Fall

Cada partida nueva tendrá una diferente dificultad de dioses, y uno que derrotaste de forma sencilla podría convertirse en tu peor pesadilla la siguiente vez que lo visites.

Es aquí en donde viene la primera variación, ya que estas características lo acercan mucho al género roguelike, en donde la suerte también juega un papel importante.

Puede tener poca o mucha vida, dependiendo de tu suerte.

Como te mencionamos en un principio, Gods Will Fall es un título complicado que castiga fuertemente los descuidos y la necedad, ya que una vez que entres a un calabozo, no podrás salir hasta completarlo o morir.

Los mapas están llenos de enemigos a quienes podrás derrotar con cinco mecánicas básicas: un ataque ligero, un ataque pesado, una evasión, un contraataque y la habilidad de recoger y lanzar armas.

Es en este punto donde recordarás mucho a la saga souls, ya que tendrás que calcular tu distancia de ataque, la velocidad de tu golpe, la reacción de los enemigos y sus movimientos, al menos si quieres evitar una gran descarga de daño.

Cada combate puede ser desafiante si no calculas tus tiempos.

Cada fallo es severamente castigado, y en algunos niveles bastará un combo enemigo para mandarte al lobby, así que mucho cuidado.

Dominar el contraataque te dará una superioridad muy notoria, pero requieres un tiempo exacto, así que morirás mucho antes de conseguirlo, pero vale la pena.

Ocho guerreros, ocho oportunidades de ganar

Si corres con la mala suerte de entrar a un calabozo difícil en tu primer intento, es muy probable que tu héroe muera, pero no te preocupes, ya que puedes usar a sus demás personajes para rescatarlos si eliminas al dios que lo gobierna.

Por supuesto que las cosas no podrían ser tan sencillas, y cada derrota tiene una consecuencia que puede ser positiva o negativa.

Cada guerrero inicia con estadísticas predeterminadas y aleatorias que pueden verse disminuidas si temen a un dios o si pierden a un amigo, aunque de la misma forma pueden aumentar por las mismas razones.

Cada héroe es único en forma, armas y habilidades.

Es importante tomar esto en cuenta a la hora de jugar, pues llevar a un héroe con desventajas te dará menos posibilidades de triunfar.

Como ya te imaginarás, cada personaje perdido es una vida menos, y cuando todos ellos mueren la partida termina, sin importar cuánto hayas avanzado.

Aquí te encontrarás con un dilema, pues evitar el conflicto te ayudará a conservar la salud, pero matar rivales bajará la vida total de los dioses, y cuando los enfrentes necesitarás unos cuantos golpes para aniquilarlos.

La habilidad y el equipo son la clave del éxito

Gods Will Fall no te lanza al combate desnudo, así que cada nueva partida tendrás armas diferentes que pueden darte ventajas únicas si sabes usarlas.

El armamento incluye espadas, hachas, mazas, lanzas y algunas sorpresas más que te toca descubrir, y aunque estas tendrán un daño risible en un comienzo, conforme derrotes a los dioses encontrarás mejores artículos.

Dominar los diferentes estilos de pelea es la clave, pero si el equipo de tu héroe no te convence, puedes tomar el de tus rivales muertos.

Si pones atención, un nivel podría darte armas épicas.

Aquí destaca una mecánica importante, ya que abrir las peleas lanzándole a los malos un arma te dará una buena ventaja.

Para evitar que sufras de más en los combates, en Gods Will Fall podrás curarte de dos formas: la primera, y la más importante, es mediante un grito que podrás usar al derrotar enemigos, así que entre más elimines, más llenarás tu salud.

La segunda implica encontrar comida durante tu viaje, aunque esta es muy rara, así que te recomendamos guardarla para momentos importantes.

Un mundo bien creado, pero podría darte problemas

El diseño de niveles es algo que vale la pena admirar, ya que cada mazmorra tiene una temática distinta que te llevará por hermosos paisajes naturales o aterradores rincones, dependiendo del dios al que enfrentes.

Al tener una perspectiva isométrica podrás contemplar todos los detalles, pero si no tienes un buen cálculo de tu espacio podrías tener problemas.

En más de una ocasión atacarás por error a un costado del enemigo y fallarás los lanzamientos de armas, pero lo más grave es que existen rincones donde puedes atorarte y arruinar todo tu progreso.

Algunos elementos del mapa hacen que te atasques, y cuando pasa estás perdido.

El diseño de personajes es sencillo, pero bien hecho, al menos con los dioses, quienes cuentan con formas grotescas que corresponden fielmente con sus ataques, pero en el lado de los héroes, notarás que lucen sin vida.

Te recomendamos poner mucha atención al entorno, ya que puedes encontrar datos secretos sobre la historia y hasta elementos que, al ser destruidos, afectarán la salud total de los jefes.

Gods Will Fall es bueno, pero no es perfecto

Aunque el diseño de paisajes, enemigos y hasta combate son muy aceptables, las mecánicas mismas terminan por volverse repetitivas, y no tardarás en encontrar la forma de pasar los niveles sin esforzarte mucho.

Completar la campaña debería tomarte alrededor de unas ocho horas o menos, con la posibilidad de jugar de nuevo para ponerte a prueba, pero iniciar puede ser frustrante.

Lamentablemente, durante el tiempo que jugamos nos encontramos un problema persistente al retomar partidas guardadas, pues el juego crasheaba la mayoría de las veces.

Aunque al final los datos se mantuvieron a salvo, fue muy molesto tener que reiniciar una y otra vez para poder continuar nuestra aventura.

Los niveles están bien diseñados y tienen secretos.

En conclusión, Gods Will Fall es un juego que disfrutarán los amantes de la dificultad y los retos, pero sus mecánicas repetitivas hacen que sea frustrante y poco atractivo para completarlo más de una vez, incluso a pesar de su belleza.

Es una divertida opción si te gustan los títulos del tipo roguelike y dungeon crawler, pero se queda muy lejos de la perfección.

Gods Will Fall está disponible en versión digital para PlayStation 4, Nintendo Switch, Xbox One, PC y Stadia.

Esta reseña se realizó en un PlayStation 4.

Te recomendamos:

Facebook Comments

Gods Will Fall

$503.22 pesos mexicanos
7.6

Jugabilidad

7.6/10

Historia

7.4/10

Gráficos y Sonido

7.5/10

Diversión

7.7/10

Positivo

  • Niveles bien diseñados.
  • Dificultad moderada y divertida.
  • Enemigos bien hechos y que destacan.

Negativo

  • Repetitivo.
  • Algunos elementos provocan que te atasques.
  • Problemas con la carga de partidas.
Dungeon CrawlerGods Will FallPlayStationReseñaRoguelikeVideojuegos