Reseña: 'Neon City Riders' – El Cyberpunk de los indies mexicanos | TierraGamer Reseña: 'Neon City Riders' – El Cyberpunk de los indies mexicanos | TierraGamer

Reseñas

Reseña: ‘Neon City Riders’ – El Cyberpunk de los indies mexicanos

By  | 

Neon City está lleno de referencias de la vieja escuela, sin embargo, este beat’em up se siente refrescante y retador de la mejor manera

La escena de juegos independientes dentro de la industria es un nicho muy querido por cierto sector de la comunidad. En los títulos indies algunos vemos la magia de crear obras increíbles con pocos recursos, ya sean económicos, de tiempo, o de equipo de trabajo.

Y sí, ‘indie‘ no es exactamente un género, pues en trabajos de estudios pequeños puedes encontrar todo tipo de joyas: acción, aventura, RPGs, plataformas, terror… tú eliges.

Aunado a ello, la libertad creativa en estos casos es infinita y tienen mayor área de trabajo para experimentar y ofrecer cosas únicas, en comparación con grandes franquicias.

La nueva era de los indies

La era de apreciación para juegos independientes ha llegado a la industria, solo basta ver la presencia, y los logros, de propuestas como Celeste, Gris, Disco Elysium, y Untitled Goose Game, por mencionar los más recientes.

Proyectos como Neon City Riders, que comenzaron como un Kickstarter, ofrecen una experiencia que ningún AAA puede darte. Y más aún al tratarse de un juego representante del talento mexicano reflejado en el equipo de Mecha Studios y Bromio.

No obstante, más allá de sus cartas de presentación, este título brilla con luz propia debido a tres elementos: frescura en la jugabilidad, arte, y personalidad.

El futuro a lo Cyberpunk

Neon City Riders es un juego de acción y aventura estilo beat’em up en 2D que te ofrece la posibilidad de explorar sin restricciones Neon City, en la piel de un justiciero que busca acabar con los peligros que acechan a la ciudad.

En un futuro distópico, con elementos retro y luces neón, Neon City es una ciudad a lo cyberpunk en la cual una guerra de territorios ha desgarrado a la sociedad y dividió a sus ciudadanos en cuatro grandes pandillas.

Neon City

Pero no te confundas, esto no solo se trata de la humanidad; pues como en toda buena historia también hay androides rebeldes y lagartos mutantes involucrados en el conflicto.

Como Rick, el personaje principal, tu misión es derrotar a las cuatro pandillas y traer paz de nuevo a la ciudad.

Si bien Neon City puede parecer sencillo al inicio, los diálogos le van añadiendo una complejidad narrativa tanto interesante como disfrutable.

Llévate tus mejores zapatos y mucha paciencia

Si tuviera que describir este juego en una palabra sería ‘exploración’, eso y paciencia.

Que no se te haga raro encontrar a cada momento un diálogo que te recuerda explorar. Si no sabes a donde ir: explora; si no puedes desbloquear un obstáculo: explora; si necesitas liberar un logro: explora.

Lo interesante es que a pesar de sus mecánicas beat’em up eso no es lo único que tiene que ofrecer en cuanto a jugabilidad.

Como mencioné, el mapa te permite recorrer cuatro grandes zonas, y en cada una los enemigos, los obstáculos, las misiones secundarias y los puzzles cambian.

Una de las mayores fortalezas de Neon City es que nunca se sentirá repetitivo, pues cada cambio de territorio te permitirá refrescar tus mecánicas de combate y tus tácticas de exploración.

Jugabilidad

En cada una de las áreas hay un jefe final, y en ese enfrentamiento deberás utilizar todo lo que aprendiste peleando contra su pandilla, es un cierre completo.

Sin embargo, algo a destacar es que no necesitas derrotar a ningún jefe final para explorar las zonas que se te antojen. Eso sí, las habilidades que obtendrás al derrotarlos serán muy útiles en tu travesía.

La recuperación de salud se da comprando comida con monedas, mismas que se te darán después de derrotar a los enemigos.

Solo… disfruta el viaje

Evidentemente la experiencia de juego es única para cada usuario, pero la personalidad de Neon City exige que la primera vez que conozcas sus mecánicas te lo tomes con calma.

Que hables con cada NPC posible, te intereses por su historia, explores cada rincón del mapa y memorices con paciencia cada patrón de los puzzles.

Quizá una de las debilidades del juego es que puede llegar a ser frustrante ‘tanta exploración‘. Hay momentos en que puzzles que parecen muy evidentes, no lo son.

Aunado a ello, algo que podría mejorar en el mapa es que no hay un marcador para tu personaje. Por lo que incluso puede llegar a confundirte el que no sepas dónde estás.

¡Es una trampa! Parece que no hay un orden, pero sí

Aunque el juego insiste en que puedes recorrer la ciudad a tu antojo, la verdad es que hay zonas más sencillas que otras. Y te convendría mejor seguir el orden de dificultad, a menos que quieras la experiencia ‘extrema’.

Ciertos ítems de las zonas ‘sencillas’ te servirán para resolver con mayor efectividad las quest de las áreas complicadas, además, así ya habrás dominado el arte de las mecánicas básicas al enfrentarte a enemigos más complejos.

No obstante, esta también es una de las fortalezas de Neon City Riders, es un juego que puede experimentarse de diferentes maneras dependiendo del perfil de usuario.

Habrá a algunos a quienes los puzzles les causen un dolor de cabeza, pero serán muy hábiles al momento de pelear.

Y viceversa, quizá las zonas que a mí se me complicaron para ti sean pan comido; pero la diversidad de las cuatro áreas ofrece una variedad de jugabilidad con la que difícilmente te sentirás decepcionado.

¿Qué clase de Castlevania es este?

Al inicio del juego obtienes cuatro poderes, y mediante un prólogo que se siente como tutorial, tendrás conocimiento de todo lo que puedes lograr con ellos.

Sin embargo, tan pronto como te acostumbres a ellos te los quitarán; Castlevania: Symphony of the Night ¿eres tú? Además, otro sistema familiar es el proceso de obtención de dinero y salud parecido a las mecánicas de The Legend of Zelda: Wind Waker.

Incluso, y por más extraño que parezca, la paciencia para descifrar patrones y repensar tu estrategia puede recordarte mucho a las dinámicas de Dark Souls.

Evidentemente, todo en 2D, con música de 4-bits y estética neón.

Y no es que Neon City se sienta como una copia, más bien se percibe como un logro el que hayan conjuntado de buena manera lo mejor de juegos tan icónicos como los mencionados.

Ciudad Neón es arrrrte

La estética en píxeles no es una novedad, pero en Neon City Riders está muy bien aprovechada.

Incluso ciertos efectos de glitches, muy propios de un futuro tecnológico y distópico, se sienten bien logrados. Sobresale la simpleza del arte, lo que hace de este título algo estéticamente limpio y disfrutable.

Sí, sí, muy bonito… ¿Me lo compro?

Si te gustan los indies, y la personalidad de un juego que a partir de viejos clásicos logró hacer algo original, sí, no esperes más para comprarlo. Este beat’em up tiene la cualidad única de no sentirse repetitivo.

Eso sí, ármate de valor y paciencia porque si no estás acostumbrado a los puzzles y a mecánicas rápidas en combate, esto se te puede hacer muuuuy largo.

Neon City Riders

Pero te prometo que una vez que resuelvas todos los obstáculos la gratificación que llega a ti se siente extremadamente bien.

Neon City Riders está disponible para PS4, Xbox One, Nintendo Switch y PC en Steam.

Esta reseña se realizó con una copia para Nintendo Switch.

Te recomendamos: Reseña: ‘Persona 5 Royal’ – Revisado, recargado y en español.

Facebook Comments

Neon City Riders

$249 MXN
8.1

Jugabilidad

7.8/10

Diversión

7.5/10

Gráficas y Sonido

9.0/10

Positivo

  • La jugabilidad no se siente repetitiva a pesar de las mecánicas beat'em up.
  • Cada área del mapa tiene personalidad propia.
  • La estética se logra de una manera impecable.
  • Logra conjuntar referencias de grandes títulos y no se siente como una copia.

Negativo

  • La falta de pistas puede llegar a ser frustrante.
  • Tanta libertad durante todo el juego es contraproducente en algunos puntos.
  • El mapa es confuso pues no te muestra con claridad en dónde estás.

Los videojuegos y los cómics son lo mío. Poseo el récord mundial en acariciar perritos.