Reseña: Resident Evil Zero (Switch) – Un clásico de terror para llevar a donde quieras Reseña: Resident Evil Zero (Switch) – Un clásico de terror para llevar a donde quieras

Reseñas

Reseña: ‘Resident Evil Zero’ (Switch) – Un clásico de terror para llevar a donde quieras

By  | 

El clásico de Capcom llega a la consola híbrida de Nintendo y es una buena experiencia de terror

La llegada de Resident Evil Zero a Nintendo Switch nos llenó de nostalgia a más de un fan que jugamos este clásico de terror hace 17 años. La nostalgia no se hizo esperar con la llegada de una de las franquicias que marcó al survival horror.

Si bien Resident Evil Zero no es la mejor entrega de la franquicia, siempre ha tenido el cariño de los fans por su impecable historia y una jugabilidad muy clásica de los primeros títulos de Capcom.

En esta ocasión, nos presentan un poco más del equipo Bravo, aquel grupo de agentes que mencionan en la primera entrega, de la cual no se sabe su paradero.

La amenaza en las montañas Arklay sigue siendo un misterio, pero conforme avancemos en este título iremos descubriendo un poco más sobre el origen del Apocalipsis. Resident Evil Zero para Nintendo Switch nos regala una de las mejores obras de suspenso y ahora podrás llevarla a donde tú quieras.

La Puerta a la supervivencia está cerrada…

La historia de Resident Evil Zero nos ubica en Racoon City, ahora encarnamos a la pequeña Rebecca Chambers, miembro del equipo Bravo y de los S.T.A.R.S. y es enviada junto con sus compañeros a investigar un incidente en las montañas Arklay.

Luego de que el helicóptero del equipo Bravo fallara, aterrizan y Rebecca comienza a investigar los alrededores encontrando la identificación de Billy Coen. El ex-teniente de la marina de Estados Unidos es buscado por el asesinato de 23 personas y tiene que cumplir su condena en la silla eléctrica.

El problema comienza cuando la agente entra a un tren que parece abandonado, es entones cuando la pesadilla comienza. Al ser un título tan clásico, creo que la mayoría de aquí sabrá el resto de la historia, por lo que si no lo has jugado dejaré que tú solo te maravilles con ella tanto como nosotros.

Algo positivo de la trama de Resident Evil Zero es que el aumento de intensidad y de complicaciones crece rápido, por lo que no sientes nunca que tu experiencia se ve afectada por una trama lenta o carente de sentido.

Desde el principio tienes una noción de lo que está ocurriendo pero rápidamente vas enterándote de lo que pasa en ese infernal lugar lleno de criaturas sedientas de tu sangre.

En lo personal, este título me ofreció muchos momentos llenos de tensión, sobre todo por la ambientación la cual se siente mucho más oscura que en la primera entrega y le da un toque mucho más tétrico.

Pantallas de carga muy largas

La jugabilidad de Resident Evil Zero sigue intacta, así que podrás esperar una pantalla fija que va cambiando conforme tu personaje se va moviendo dentro del tren. Seguramente esto te parecerá poco convencional porque actualmente los jugadores están acostumbrados a otro tipo de cámara, pero después de unos cuantos minutos logras adaptarte sin problema.

Algo que siempre me ha gustado de esta entrega es el modo “cooperativo” que tiene y no se trata de jugar con alguien más. Aquí puedes manejar tanto a Rebecca como a Billly en conjunto para apoyarse en los momentos más difíciles del juego.

Esto podría servir como arma de doble filo si consideras que en algún momento se tienen que separar y el manejo de los inventarios se vuelve sumamente difícil. 

De hecho, está ese punto molesto donde tienes que pasarte objetos a través de un pequeño elevador para que ambos tengan lo necesario y esto llega a ser muy tedioso después de la segunda vez que lo haces.

Un punto en contra que noté muy fuerte es que las pantallas de carga son muy largas, al punto que llega a romper con el ritmo de juego y sí afecta la experiencia. Este punto se vuelve aun más importante cuando probé la versión de PlayStation 4 y noté que el tiempo de carga se reducía a la mitad.

La dificultad en Resident Evil Zero sigue manteniendo esa falta de objetos. Una de las cosas que me hacen sentir mucho estrés en este juego es los recursos tan limitados que tenemos, aquí cada bala y cada plantita verde cuenta como oro puro. Procura no desperdiciar nada si no es necesario, ya que más adelante seguramente lo vas a necesitar.

Para terminar, sí tengo que mencionarte que los controles son algo difíciles al principio, sobre todo porque aún tiene esa clásica mecánica donde primero tienes que girar y luego avanzar, no puedes caminar en diagonal o hacia atrás. Esto también parte del hecho de que se trata de una cámara fija, pero a mi parecer pudieron haber mejorado algunas mecánicas.

Cinemáticas que dejan qué desear

En cuanto a la calidad gráfica recordemos que este título es la remasterización del original lanzado en 2002 para Nintendo Gamecube. Cuando me encontraba jugando, no noté ningún problema importante.

Lo más constante que me llegó a suceder fue alguna caída ligera que se llegaba a notar, sobre todo luego de algunas cinemáticas, pero de ahí en fuera no se me presentó ningún bug grave ni muy periódico.

Hay algo que sí tengo que comentar y es la calidad de las cinemáticas. No son las peores que verás ni mucho menos, de hecho, tiene una calidad bastante buena pero honestamente esperaba más. En algunas ocasiones se llega a ver como si estuviéramos jugando una entrega de PlayStation 2 y no de una actual generación de consolas.

Sin embargo, usando la pantalla portátil de Nintendo se llega a notar una ligera mejoría que en televisión. Aun con esto, no logra ser algo lo suficientemente fuerte para que arruine tu experiencia de terror.

El soundtrack tan icónico como siempre

No hay mucho qué decir en cuanto a la banda sonora de Resident Evil Zero. La ambientación de los primeros títulos de la franquicia de Capcom siempre ha sido de lo mejor, de hecho, ha sido referencia de calidad en el mundo del survival horror.

Esto se hace notar en cada minuto que pasas dentro del juego y es un deleite auditivo para quien es fan de títulos de terror. No solo se trata de la perfecta ambientación, sino de la ligera y estresante música que suena de fondo en algunos lugares que solo te alertan del peligro inminente.

Aunque no afecta demasiado, disfruté mucho más la experiencia del terror con audífonos ya que puedes percatarte de cada sonido. No me mal entiendas, en la televisión o bocina de la consola se escucha perfectamente, pero no te da inmersión total en el mundo como lo hacen unos buenos audífonos.

La calidad de sonido es buena, pero sí se nota una diferencia notable cuando utilizas audífonos de buena calidad para una experiencia tan estresante como ésta.

En conclusión, la remasterización de Resident Evil Zero es una entrega que vale la pena que disfrutes en Switch, sobre todo porque tienes la ventaja de poder jugarlo a donde vayas. Recordemos que la franquicia de Capcom se caracteriza por ser un poco tediosa, al menos en las primeras entregas.

Puede que te tome un par de horas explorar, investigar y conseguir todo lo que este apocalíptico mundo lleno de zombies tiene para ti.

Si ya jugaste esta genial entrega, no te preocupes, pues volverlo a vivir remasterizado y con algunas mejoras, lo cual siempre es algo muy gratificante.

Te puede interesar:

Ya puedes obtener Resident Evil Zero en la edición Origins Collection junto con el remake de la primera entrega, así que tendrás dos en uno para jugar.

Facebook Comments

Resident Evil Zero

$1,380.00
7.7

Historia

8.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Gráficos

7.2/10

Sonido

8.5/10

Positivo

  • Historia estresante y enganchante
  • Calidad gráfica buena en el gameplay
  • Buena ambientación
  • Juego cooperativo

Negativo

  • Algunas caídas de rendimiento
  • Mala calidad gráfica en cinemáticas
  • Pantallas de carga muy largas

Redactora y Community Manager. Mi vida se resume en jueguitos, música, deporte y mucha comida. Crecí amando The Legend of Zelda y el Metal Progresivo.