Super Mario Party – Reseña | TierraGamer Super Mario Party – Reseña | TierraGamer

Reseñas

Super Mario Party – Reseña

By  | 

La fiesta se pone buena, pero las amistades se destruyen cuando varios se juntan para jugar en el Switch.

Mario Party es una de esas franquicias con las que Nintendo se ríe de los usuarios (no es en serio) porque saca lo peor de nosotros (eso sí es verdad) a cambio de una lealtad ciega a una serie que seguimos consumiendo a pesar de tener entregas buenas, malas, regulares y simplonas. En esta ocasión, podemos decir que hay un poco de todo y eso asusta, pues a veces las cosas se ponen un poco ridículas y en otras demasiado serias en Super Mario Party.



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Ahora, si sigues a Mario Party desde su primera entrega en el Nintendo 64, entonces ya tienes una de lo que te espera. La verdad es que no necesita hacer algo más, pero, con el único motivo de justificar su existencia, le da la vuelta a su presentación para hacernos sentir que hay algo más, cuando el sabor sigue siendo el mismo. A final de cuentas, son los divertidos minijuegos los que te mantienen atado, como un demente en búsqueda de la estrella que te de la victoria.

Viva “la buena” competencia

Las mecánicas competitivas que vimos en Mario Party 9 y 10 vuelven y ponen a los usuarios a conseguir estrellas en el juego más básico. En esta ocasión, la meta es obtener las cinco gemas cuando completas los cinco modos offline: Mario Party, Partner Party, Challenge Road, River Survival y Sound Stage. Como ya te imaginas, uno representa al juego tradicional, mientras los demás presentan pruebas distintas, por ejemplo, en Sound Stage te puedes sentir como un Idol actuando frente al público y en River Survival vas pasando varios retos mientras superas algunos obstáculos con tus compañeros en un rio lleno de posibilidades.

Cuando estás jugando el Mario Party Mode, influye mucho el personaje que eliges. En un principio, literal, “te vale”, sin embargo, cuando estás viendo cómo algunos protagonistas de la serie de Mario tienen características rotas, comienzas a darte cuenta de que hay “meta juego” en Super Mario Party. Pongamos un ejemplo: el dado de Mario tiene tres caras con un 3, luego un 1, un 5 y un 6. Wario cuenta con un dado especial con dos caras que le quitan dos monedas, pero las otras cuatro caras sacan un 6. Tienes que jugar mucho para que te des una idea quién te puede dar cierta ventaja, obvio “de acuerdo con tu suerte”.

Por otro lado, los tableros tienen sus obstáculos, porque perseguir a Toadette por las estrellas no es tan fácil, a veces los caminos cambian y terminas dando vueltas en círculos. En Whomp’s Domino Ruins, los Whomps bloquean tu camino y eso dificulta el juego un poco. Ahora, solo son cuatro tableros, así que la estrategia no cambia tanto como desearíamos.

¿Cuántos minijuegos vienen en Super Mario Party?

Super Mario Party consta de 80 minijuegos, los cuales son una buena cantidad para entretenerse (o matarse) con los amigos. Es necesario jugar siempre con el Joy-Con, así que alguien más deberá llevar un par o tal vez debas ir invirtiendo en unos nuevos. Por otro lado, de menos la mitad de los minijuegos necesita un control de movimiento, quitando las veces en que debes “chocarlas con tus compañeros”, el control de movimiento funciona “bien”. La realidad es que, hasta la fecha, ningún control con sensor es perfecto, así que habrá veces en que o tú no haces bien la acción o, el mentado Joy-Con no funciona como debe.

Jugar con los Joy-Con permite disfrutar de otros modos como el de Partner Party. Éste no es muy distinto al de Mario Party, la diferencia es que juegas en equipo y debes planear bien tu estrategia. Vale mucho la pena probar esta opción de juego si ya te aburriste jugar a solas o no quieres enemistarte con tantas personas a la vez (claro).

Canta o rema como si no hubiera mañana

River Survival y Sound Stage son un par de adiciones nuevas que llegan a Super Mario Party. El primero pone a los cuatro jugadores a remar por un rio salvaje lleno de opciones y caminos los cuales vas eligiendo mientras rompes globos. Obvio, como ya lo mencionamos antes, debes remar con el control; los del lado izquierdo de la balsa te mueven a la derecha y los de la derecha a la izquierda. En el camino vas a encontrar peces voladores, enormes piedras y pulpos estorbando.

En Sound Stage te sentirás como en un concierto de Idols pues en las gradas encontrarás a cientos de fans apoyándote con sticks de neón mientras cantas o bailas. A diferencia del River Survival, aquí es cada jugador por si mismo. En este modo la mayoría de los juegos requieren coordinación y ritmo. No es Rhythm Heaven Fever, pero, se aplaude el esfuerzo por movernos.

¿Y después de desbloquear los 80 minijuegos?

Bueno, después de jugar y desbloquear todos los minijuegos, aparece una especie de campaña llamada Challenge Road. Aquí debes superar cada uno de los minijuegos con un factor que vuelve más complicada la experiencia. En otras palabras, desbloqueaste el “modo infierno”, si lo quieres llamar de otra forma. Esto, evidentemente, extiende la vida de Super Mario Party si de plano ya no tienes amigos con quienes jugar porque te odiaron a la hora de jugar los otros modos.

También está Mariothon, un modo donde compites en cinco minijuegos con la característica de lograr el mejor tiempo para ganar y así ganar un torneo. Éste también se puede jugar en línea con amigos en un Lobby privado o con otros usuarios alrededor del mundo. La experiencia es óptima cuando estás armando una reta con tus amigos, sin embargo, en el mundial puede haber problemas de lag.

La gracia de Super Mario Party reside en juntar dos o más consolas para jugar, pues tiene la oportunidad de probar minijuegos con dos pantallas pegadas. La experiencia se vuelve un poco más versátil y aprovecha las características que ofrece el Nintendo Switch.

¿Vale la pena Super Mario Party?

Resolver esta duda es complicado, porque si no eres muy exigente, Super Mario Party es una maravilla llena de diversión, la cuestión es que a comparación de otras entregas se siente un poco chico. Sí, aprovecha las características portátiles de la consola y solo necesitas conseguir un par de Joy-Con por separado para disfrutar “la fiesta”, pero, no deja de sentirse un poco pequeño.

80 minijuegos suenan mucho, pero son solo eso y en otras entregas han existido muchos más. Por otra parte, es necesario jugar con cuatro personas, es mucha lata depender de un NPC el cual parece no saber qué está haciendo. Los modos nuevos como River Survival y Sound Stage son muy entretenidos y permiten a los jugadores a competir o hacer equipo, lo cual da variedad a la experiencia de juego.

A final de cuentas, Super Mario Party les da la vuelta a los juegos de mesa, no necesita hacer otra cosa, es diversión que provoca enemistades desde hace ya varios años y eso no tiene precio.

Calificación 8

Plus

  • Ahora tiene chiste elegir un personaje
  • Jugar en equipo evita que pierdas amistades
  • River Survival y Sound Stage son dos adiciones muy entretenidas
  • Jugar con los Joy-Con brinda variedad a los minijuegos

Minus Tierra Gamer

  • Se siente corto a comparación de otras entregas
  • Son muy pocos tableros
  • Necesita mayor reto

Lo mejor

  • Sigue rompiendo amistades

Facebook Comments

Content Manager en TierraGamer. Amante de los videojuegos, la lucha libre profesional, la NFL y, sobretodo, Star Wars. Justo cuando crees tener las respuestas. yo cambio las preguntas-