The Witcher: No es el nuevo Game of Thrones, pero en algunas cosas es mejor

La serie de The Witcher se estrenó en Netflix con la primera temporada

En los últimos años la franquicia de The Witcher se ha convertido en referente tanto en la literatura, como en los juegos.

En adaptaciones, el universo fantástico del escritor Andrzej Sapkowski ya brilló en el mundo de los videojuegos con tres entregas principales, donde las últimas dos ganaron diversos premios de Juego del año.

The Witcher tiene millones de fans en todo el mundo y bajo esta presión, Netflix se encargó de la difícil tarea de hacer una adaptación más: ahora como serie de televisión en su plataforma.

¿El gigante del streaming logró complacer a los fans y atraer a nuevos seguidores?

¿De qué trata The Witcher?

El protagonista de esta historia es Geralt de Rivia (Henry Cavill), un brujo que fue entrenado desde la infancia para ser un experto mercenario. Sus mutaciones genéticas lo dotan de fuerza, agilidad y habilidades sobrehumanas.

Supuestamente no tiene sentimientos por sus mutaciones, pero su fuerte moralidad es eje central de trama.

A su lado hay dos co protagonistas, Ciri (Freya Allan) y Yennefer de Vengerberg (Anya Chalotra), quienes dan una perspectiva más completa del universo de esta franquicia.

Henry Cavill hace un excelente papel de Geralt. Incluso imita la voz del brujo en los videojuegos.

La línea temporal

Esta serie de televisión está basada en los libros, especialmente en The Last Wish, el cual es considerado el primero. Aunque es una gran historia, esto provocó algunos problemas a la hora de adaptarlo a serie:

The Last Wish, el material original, es un compendio de mini historias y el protagonista es Geralt de Rivia. La estructura de la serie es muy diferente a esto.

Por tener tres protagonistas que suman sus vivencias a una historia central, la serie de TV tuvo que hacer algunos ‘trucos’ para poder adaptarla.

Inspirada en la estructura de la cinta de Dunkirk, la historia de los tres protagonistas de The Witcher son contadas de forma intercalada, a pesar de que se sitúan en tres épocas completamente distintas: Yennefer comienza en el pasado y luego conoce a Geralt, el ‘presente’ de la historia. Mientras que Ciri es el futuro y tardará muchos capítulos para que Geralt la alcance.

Por esta mezcla de tiempos, la serie puede volverse un poco confusa si no prestas atención. Por ejemplo, un importante personaje muere en el primer episodio, pero en los siguientes la vemos viva desde la perspectiva de algunos personajes. Además, hay en particular una batalla que se repite, pero con dos perspectivas distintas.

El problema de esto es que este juego de tiempos no dota de complejidad a la narrativa, solo es un ‘parche’ o ‘truco’ que usan para poder tener a tres protagonistas sin restarles importancia a ninguno.

Aunque, a favor de la serie, Yennefer obtiene un trasfondo más profundo e interesante que no está en los libros. Este explica con detalles los miedos y heridas que le dejó su infancia.

Si jugaste los videojuegos, la investigación, la preparación y en general toda la batalla, te recordarán a los títulos de CD Projekt.

La sorpresa es que podrías no entender algunas cosas

Para añadirle más confusión a esta historia, adicional a la línea del tiempo, es que algunas partes de la serie podrían no ser tan claras si no has jugado, ni leído esta franquicia.

En la narrativa de The Witcher es famosa la ‘Ley de la Sorpresa’. Esta es una vieja costumbre donde un salvador puede exigirle una recompensa a la persona a quien acaba de salvarle la vida. Sin embargo, ninguno de los dos sabe cuál será esa recompensa hasta que el salvado llegue a su casa.

Un ejemplo de lo que el salvador puede pedir al salvado es «algo que encuentre en casa y no espere», como un amante en la cama de su esposa o un hijo que no sabía que esperaba.

Esta ley es también central en la serie de televisión, sin embargo y a pesar de la importancia, la explicación es demasiado vaga. Y como este, hay otros ejemplos donde parece que la serie cree que los televidentes ya tienen conocimiento de este universo.

Simplemente si ya conoces la franquicia, la vas a disfrutar y entender mucho más.

El vestuario y el casting es sobresaliente a pesar de las quejas por cambiar la raza de algunos personajes.

¿The Witcher realmente se parece a Game of Thrones?

Desde que la vieron los críticos y algunos medios, esta serie ha sido muy comparada con Game of Thrones, pues ambas se centran en un mundo fantástico medieval lleno de sexo, intrigas y luchas de poder; sus personajes femeninos están empoderados y los niños protagonistas rara vez tienen una infancia normal.

Además, analizando más a fondo su universo, los personajes de ambas franquicias son más complejos como para solo etiquetarlos como ‘buenos’ o ‘malos’. Especialmente en The Witcher, la moralidad es solo un concepto que cambia en cada perspectiva.

¿Quién tiene realmente la culpa en una historia de rivalidad y venganzas? ¿Quién es la verdadera bestia si la criatura solo roba cosechas para sobrevivir?

Las comparaciones no están del todo erradas, pues tras la decepcionante última temporada de Game of Thrones, muchos estamos buscando cómo olvidar o continuarla.

¿The Witcher llena ese hueco? Más o menos. Realmente son historias muy distintas, aunque probablemente al fan de GoT sí le guste The Witcher.

Una historia con mucho potencial

La primera temporada de Netflix consta de 8 episodios, donde cada uno tiene una duración aproximada de 1 hora.

En esta temporada todo se centró en establecer el universo y los personajes principales, por lo que la segunda temporada, ya anunciada, probablemente ya no tenga extraños viajes en el tiempo y se enfoque en desarrollar aún más a sus personajes.

Por todo lo anterior, la serie de Netflix de The Witcher es una excelente adaptación que disfrutarán sobre todo los que ya son fans de esta historia.

Los nuevos podrían confundirse o perder interés rápidamente, pero si perseveran, se encontrarán con un excelente trabajo en prácticamente todos los apartados.

Facebook Comments
NetflixThe Witcher