‘Ya no haremos animes solo para Japón’: Los cambios en la industria para el futuro

Parece que la animación de ese país tomará un giro totalmente nuevo

La competencia entre los servicios de streaming de anime cada vez se vuelve más feroz.

Con estrategias propias de cada lado, Netflix le ha apostado a un proyecto de largo plazo para crear más animación original; mientras que Sony parece seguir la misma dirección, aunque con un enfoque más internacional.

La influencia de Kimetsu no Yaiba en la industria

De acuerdo con un reciente análisis por parte del medio Financial Times, el éxito que Kimetsu no Yaiba tuvo en Japón abrió una serie de posibilidades para Sony con respecto a cómo enfocar su producción y distribución de anime.

Lo anterior, debido a la intención de tener un alcance que sea capaz de competir con otros gigantes de la animación como Amazon, Netflix e incluso Disney.

Te recomendamos: Kimetsu no Yaiba triunfa en Corea del Sur a pesar de boicot político.

Por si no sabías, el estudio que produjo este anime le pertenece a Sony, por lo que la fiebre de los cazadores de demonios le ha hecho replantearse el modelo de negocios que venían manejando desde hace años.

El problema siempre ha sido que Sony nunca ha logrado integra de buena manera todos sus servicios: música, películas, y videojuegos, pero parece que eso está por cambiar.

En estos momentos se dice que Sony está buscando nuevos inversores, impulsado por el éxito de Kimetsu no Yaiba y que ven como un ejemplo a replicar en el futuro.

Aunque, mientras eso sucede, empresas como Amazon y Netflix ya han comenzado a echar raíces en Japón, como recordarás Netflix incluso abrió una escuela de animación a lado de Wit Studio.

Por otra parte, los modelos de negocios están transformándose en todos lados, especialmente dentro de la industria del anime. Studio Ghibli, uno de los estudios más conservadores de Japón ya firmó un contrato con HBO Max, el primero en toda su historia con una plataforma extranjera.

El anime se volverá algo internacional

Finalmente, también fue noticia la declaración del Vicepresidente Senior del estudio Production I.G., George Wada, quien señaló que estamos próximos a que los mayores ingresos de la industria del anime provengan del extranjero, y no de Japón.

Dicho lo anterior, esto podría derivar en que los animes y ciertos productos japoneses comiencen a tener un enfoque y temáticas más internacionales; con una división segura: animes planeados para la audiencia japonesa y animes planeados para que tengan éxito en occidente.

En estos últimos, seguramente entrarán los nuevos planes de las mencionadas compañías: Amazon, Netflix y Sony.

¿Qué opinas de esta nueva era del anime en los próximos años? Déjanos saberlo en los comentarios.

Fuente.

Facebook Comments
AmazonanimeKimetsu no YaibaNetflixProduction I.G.SonyStreaming