Reseña: 'Saints Row IV: Re-Elected' (Switch): No todos los ports son tan buenos | TierraGamer Reseña: 'Saints Row IV: Re-Elected' (Switch): No todos los ports son tan buenos | TierraGamer

Nintendo Switch

Reseña: ‘Saints Row IV: Re-Elected’ (Switch): No todos los ports son tan buenos

By  | 

Saints Row IV: Re-Elected es el producto de una noche de fiesta que se salió de control, claro, sin terminar en desgracia y con un buen creativo al lado. 

Durante muchos años, esta franquicia vivió bajo la sombra del rey del género Sandbox. Si bien sabemos que Rockstar Games no lo inventó, sí podemos decir que fueron aquellos que lo hicieron popular.

El juego que lo inició todo. Imagen: Volition

Como parte de los lanzamientos que llegan por primera vez a las consolas de Nintendo, los chicos de Volition decidieron poner su granito de arena con Saints Row IV: Re-Elected, un videojuego que es una oda bien hecha a lo absurdo.

Una historia digna de lo más forzado de tu imaginación

La historia de Saints Row comenzó tratándose de la pandilla de los Saints y su búsqueda por dominar las calles, sin embargo, conforme fueron avanzando las entregas, decidieron tomarse las cosas menos en serio. 

Durante la tercera entrega, nuestros anti héroes logran convertirse en celebridades y hasta tener bebidas con su nombre.

En esta cuarta entrega, todo se va por el retrete con el fin de crear una batalla alienígena que solamente nosotros podemos ganar.

Apenas inicias el juego te encuentras en una misión especializada para detener a un grupo terrorista que quiere atacar a la ciudad. Diez minutos después, estarás escuchando I Don’t Want to Miss a Thing de la banda Aerosmith mientras salvas al mundo.

Y sí, así de fumada es la trama. Tus acciones hacen que seas elegido como Presidente de los Estados Unidos, aunque el gusto te dura poco debido a una invasión alienígena.

¿Ves lo absurdo que suena todo eso? Es como un sueño lúcido después de una noche de copas con tus amigos, y así como suena de absurdo, es igual de divertido.

La historia de este juego nos meterá dentro de una simulación al más puro estilo de Matrix, y si eso no fuera poco, te encontrarás rodeado de referencias a la cultura pop en casi cualquier lado. 

Su modo de juego es bastante parecido al de Grand Theft Auto, pero en vez de ser una persona común ¡eres el presidente! Y como todo presidente, tienes el poder de correr a súper velocidad y dar saltos de edificio a edificio.

Debido a que la mayoría del juego transcurre dentro de una simulación/mundo virtual, podrás desafiar la lógica en más de una ocasión. Puedes robar un auto, pero ¿por qué hacerlo si soy más veloz que ellos?

No todos los ports de Switch son buenos

Soy una de esas personas que se ponen feliz cada vez que anuncian ports de juegos de hace mil años en el Nintendo Switch. ¿Por qué? Simple: públicos nuevos que podrán engancharse para futuras entregas. 

No me considero un gran fan de Saints y no porque no quisiera, sino porque el juego mucho tiempo se encontró en las sombras. La cuarta entrega es una muestra de cómo una franquicia puede renovarse sin perder su esencia. 

Debido a que con el Switch el mayor atractivo es poder jugar ‘donde sea’, Saints Row IV: Re-Elected cae como una bendición para aquellos que quieran desastre para llevar, sin embargo, no todo es perfecto. 

Es extraño, pero Re-Elected luce mucho mejor y se juega mejor en portátil. Una vez que lo conectas al dock, sientes que estás jugando algo no optimizado para una consola relativamente nueva. 

Personaje de Saints Row IV: Re-Elected en la ciudad
Las referencias a películas y clichés del entretenimiento te sacarán una sonrisa. Imagen: Volition

Sí, sabemos que el Saints Row IV original es de hace siete años y que Re-Elected es una GOTY del 2015, pero en otros ports se nota más esfuerzo. 

Es inútil poner a títulos como The Witcher 3: Wild Hunt como un ejemplo de milagros en el Nintendo Switch porque sabemos que cada estudio trabaja diferente.

A pesar de lo anterior, es difícil no hacer la comparación cuando podemos llevar algo tan grande en una consola tan pequeña. 

Algunos de los problemas más comunes tienen que ver con los bajones de frames que el juego tiene en distintas áreas. Por ejemplo, los espacios cerrados lucen bien, pero cuando sales a ver el mundo, los problemas técnicos son más evidentes. 

Desde tiempos de carga que se sienten eternos hasta dientes de sierra y pop up en las texturas, la optimización queda a deber.

Personaje apuntando a los enemigos en Saints Row IV
Aquí sí se ve muy viejo. Imagen: Volition

Es aquí donde nos cuestionamos cuál es la mejor manera de jugarlo, y definitivamente, no es en una pantalla más grande que la del Switch. 

Como punto final sobre este apartado, cuenta con una resolución dinámica para que tenga un mejor desempeño. Si la desactivas se verá un poco mejor, pero no se jugará igual.

Una experiencia divertida de principio a fin

Quizá el análisis técnico es muy riguroso, pero lo que importa es la diversión. Esta entrega sigue siendo igual de absurda y estúpidamente divertida que hace cinco años cuando se relanzó.

Volition nos recuerda que ha pasado un tiempo desde que no sabemos nada de la franquicia y con esta edición, no hace más que avivar los ánimos para aquellos que esperan una continuación de la saga. 

El Switch es muy afortunado de contar con una variedad tan buena de títulos y si buscas algo diferente, Re-Elected puede ser una buena adición a tu colección. 

No dudo que los problemas de optimización puedan ser resueltos con un parche y espero lo hagan post lanzamiento.

Recuerda que Re-Elected es la edición completa de Saints Row IV, así que cuenta con las historias cortas de Enter the Dominatrix y How the Saints Save the Christmas, y el surreal Gat Out of Hell, que te llevará en una aventura única al mismísimo infierno.

Facebook Comments

Saints Row IV: Re-Elected (Switch)

6.9

Jugabilidad

7.3/10

Historia

6.5/10

Gráficas y sonido

7.0/10

Positivo

  • Un divertido Sandbox para llevar
  • Su contenido adicional asegura muchas horas de juego
  • La historia es absurdamente divertida

Negativo

  • Tiempos de carga muy largos
  • Mal optimizado en el Dock
  • A diferencia de otros ports, se siente muy viejo